Últimos pasos para importar

¿Quieres IMPORTAR? (Parte 5 de 5) La mercancía ya se encuentra en la aduana de entrada y en espera de que se realice el despacho aduanero para retirarla. Antes de ello el importador debe considerar lo siguiente:




Encargo conferido
Para que un agente o apoderado aduanal, inicie los trámites de comercio exterior debe de contar con el encargo conferido para que actúen como sus consignatarios o mandatarios y puedan realizar sus operaciones.

Asimismo, se considera como una de las obligaciones que la Ley Aduanera establece a los importadores, este trámite lo realiza de manera electrónica en el Portal del SAT accediendo a: Trámites/RFC/Importadores y Sectores Específicos/Actualización de Encargos Conferidos, con el uso de su e.firma o contraseña.

Carta de instrucciones
Es el documento que elabora el importador con instrucciones para el Agente Aduanal respecto a su operación de comercio exterior, en la que se le indica de manera general: régimen aduanero al cual se destina la mercancía, datos de la factura, datos del conocimiento de embarque, dirección de entrega, si requiere transporte para la entrega o servicio de custodia.

Manifestación de valor 
Entre las obligaciones que la legislación establece a los importadores se encuentra el entregar al Agente Aduanal que promueva el despacho de las mercancías, una manifestación por escrito y bajo protesta de decir verdad con los elementos que en los términos de la Ley Aduanera permitan determinar el valor en aduana de las mercancías.
El importador deberá conservar copia de dicha manifestación y obtener la información, documentación y otros medios de prueba necesarios para comprobar que el valor declarado ha sido determinado de conformidad con las disposiciones aplicables de la Ley Aduanera y proporcionarlos a las autoridades aduaneras, cuando éstas lo requieran.

Examen previo de las mercancias 
El Agente Aduanal puede revisar físicamente la mercancía cuando se encuentra en depósito ante la aduana, antes de presentarla ante la autoridad aduanera, con la finalidad de realizar la correcta declaración de los datos requeridos en el Pedimento de importación.
Lo anterior si se desconocen las características físicas, técnicas, de etiquetado, datos de identificación individual cómo número de serie, marca comercial, modelo, lote, país de origen, etc. o no se tiene la certeza de la propia naturaleza de las mismas o en algunos casos si el propio importador desconoce o no tiene información proporcionada por el proveedor que pueda permitir determinar la clasificación arancelaria de las mercancías en base a documentos proporcionados para realizar la operación de comercio exterior.

Procesos autorizados en los Recintos Fiscales o Recintos Fiscalizados
Previa autorización de la autoridad aduanera se podrán realizar las siguientes actividades dentro de los recintos fiscales o fiscalizados con la mercancía antes de su desaduanamiento, siempre y cuando no se altere o modifique su naturaleza o la base gravable para fines aduaneros:
  • Procesos de conservación (por ejemplo regar plantas, dar de comer a animales, etc).
  • Examinarlas para determinar su naturaleza.
  • Toma de muestras para enviarlas a análisis o cualquier otro propósito.
  • Etiquetarlas para cumplir con regulaciones a la importación o exportación.
Obtención de las Regulaciones y Restricciones No Arancelarias
Uno de los actos y trámites previos al despacho aduanero que tienen vital importancia es la obtención y desahogo de las Regulaciones y Restricciones No Arancelarias a que se encuentren sujetas las mercancías que se pretenden importar.

Algunas veces para la obtención de estas Regulaciones se requiere que la mercancía sea sometida a inspección y tratamiento preventivo u obtener constancias documentales. Cualesquiera que sea la Regulación que deba cumplirse para la importación de la mercancía es sumamente importante que se cuente con ella antes del despacho de la mercancía, ya que en caso contrario, la falta de alguna de ellas da lugar al embargo precautorio de los productos.

Elaboración del pedimento
El Pedimento es la declaración en documento electrónico, generada y transmitida respecto del cumplimiento de los ordenamientos que gravan y regulan la entrada o salida de mercancías del territorio nacional, en la que se contiene la información relativa a las mercancías, el tráfico y régimen aduanero al que se destinan, y los demás datos exigidos para cumplir con las formalidades de su entrada o salida del territorio nacional, así como la exigida conforme a las disposiciones aplicables.

El Agente Aduanal se encargará de elaborarlo con base en la información proporcionada por el importado, este documento electrónico contiene, entre otros datos, la siguiente información:
  • Nombre y domicilio del contribuyente importador
  • Descripción de la mercancía
  • Identificación de la mercancía
  • Clasificación arancelaria de la mercancía
  • Valor en aduana de la mercancía
  • Método de valoración de la mercancía utilizado
  • Origen y procedencia de la mercancía
  • Datos de la factura
  • Régimen aduanero al que se destina la mercancía
  • Cumplimiento de regulaciones y restricciones no arancelarias
  • Determinación y pago de las contribuciones que correspondan
  • Documentación anexa al pedimento
 
Documentación anexa al pedimento de importación
De conformidad con el Artículo 36-A de la Ley Aduanera, al pedimento de importación se debe adjuntar la siguiente información como documentos anexos electrónicos:
 
  • La relativa al valor contenidos en la factura o documento equivalente
  • Documento de transporte
  • Con la que se compruene el cumplimiento de regulaciones y restricciones no arancelarias
  • La que determina la procedencia y origen de la mercancia para efecto de preferencias arancelarias, cuotas compensatorias, etc.
     
Prevalidación y validación del pedimento 
Después de la captura del pedimento, el mismo se transmite electrónicamente al Sistema Electrónico aduanero para su prevalidación, esta consiste en que un particular comprueba que los datos asentados en el pedimento, estén dentro de los criterios sintácticos, catalógicos, estructurales y normativos, conforme se establezca por el Servicio de Administración Tributaria, para ser presentados al sistema electrónico del propio Servicio.
 
En caso de que exista algún error en el pedimento, y este no se ajuste a los criterios establecidos por el Servicio de Administración Tributaria, se le informa al Agente Aduanal de manera electrónica para que corrija el error detectado. Una vez solventada la irregularidad el pedimento se envía a validar, también de manera electrónica al Sistema Electrónico Aduanero del SAT, también conocido como Validador de Operaciones de Comercio Exterior (VOCE).
 
Si el sistema del SAT no detecta ninguna irregularidad en la información que se declara, conforme a los criterios que tiene establecidos, se generará un código de aceptación, en virtud de lo cual el pedimento ha sido aceptado por el sistema electrónico aduanero.

 
Pago de contribuciones
Una vez que se ha recibido el código de aceptación, solo resta realizar el pago de las contribuciones determinadas en dicho pedimento para poder presentarlo ante las autoridades aduaneras y despachar la mercancía.
 
Las contribuciones, aprovechamientos y sus accesorios se pagarán por los importadores y exportadores mediante cheque personal de la misma institución de crédito ante la cual se efectúa el pago de la cuenta del importador, del exportador, del agente aduanal o, en su caso, de la sociedad creada por los agentes aduanales para facilitar la prestación de sus servicios, en los módulos bancarios o sucursales bancarias habilitadas o autorizadas o mediante el servicio de “Pago Electrónico Centralizado Aduanero” (PECA), en los términos y lineamientos establecidos en el instructivo de operación que emita para tal efecto el SAT.

Despacho aduanero 
El despacho aduanero es el conjunto de actos y formalidades relativos a la entrada de mercancías al territorio nacional y a su salida del mismo, que de acuerdo con los diferentes tráficos y regímenes aduaneros establecidos en el presente ordenamiento, deben realizar ante la aduana, las autoridades aduaneras y quienes introducen o extraen mercancías del territorio nacional, ya sea los consignatarios, destinatarios, propietarios, poseedores o tenedores en las importaciones y los remitentes en las exportaciones, así como los agentes aduanales, empleando el sistema electrónico aduanero.

Elaborado el pedimento y efectuado el pago de las contribuciones y cuotas compensatorias determinadas por el interesado, se presentarán las mercancías con el pedimento o aviso consolidado, ante la autoridad aduanera y se activará el mecanismo de selección automatizado que determinará si debe practicarse el reconocimiento aduanero de las mismas. En caso afirmativo, la autoridad aduanera efectuará el reconocimiento ante quien presente las mercancías en el recinto fiscal.

Si no se detectan irregularidades en el reconocimiento aduanero o que den lugar al embargo precautorio de las mercancías, o el resultado del mecanismo de selección automatizado determina que no debe practicarse el reconocimiento aduanero, se entregarán éstas de inmediato.

A grandes rasgos el procedimiento del despacho aduanero es el siguiente:
 
  • Una vez realizado realizado el pago de las contribuciones de comercio exterior, se presenta la mercancía acompañada de la impresión simplificada del pedimento ante el módulo del mecanismo de selección automatizado (semáforo fiscal) en las instalaciones de la aduana.
  • El mecanismo se activa al momento en que se lee el código de barras impreso en el pedimento y arrojara un resultado: reconocimiento aduanero o desaduanamiento libre.
  • El reconocimiento aduanero es la revisión documental y examen de las mercancías de importación, así como de sus muestras, para allegarse de los elementos que permitan a las autoridades aduaneras, cerciorarse de la veracidad de lo declarado, ante la autoridad aduanera, así como del cumplimiento de las disposiciones que gravan y regulan la entrada o salida de mercancías del territorio nacional.
  • El reconocimiento aduanero se practica en el recinto fiscal (la aduana) por funcionarios del Servicio de Administración Tributaria denominados verificadores aduanales, los cuales son asignados de manera aleatoria para la revisión de las mercancías mediante el sistema.
  • Durante el reconocimiento aduanero el verificador podrá solicitar que bajen las mercancías del medio de transporte para revisar sus características físicas a efecto de constatar que la fracción arancelaria declarada en el pedimento sea correcta; revisará la documentación anexa al pedimento que fue transmitida de manera electrónica para constatar que sea congruente y ampare la mercancía que se presenta; verificará que se cumpla con las regulaciones y restricciones no arancelarias correspondientes para que la mercancía pueda importarse y finalmente, comprobará que se hayan pagado de manera correcta las contribuciones aplicables.
  • En aquellos casos en los que por las características de la mercancía esta sea de difícil identificación y no se tenga certeza respecto ala clasificación arancelaria de la mercancía (ejemplo: productos químicos, textiles, etc.) la autoridad podrá tomar una muestra de la mercancía para enviarla a un laboratorio del SAT, con la finalidad de que sea analizada y se pueda determinar la fracción correspondiente.
  • Si durante la revisión la autoridad no detecta ninguna irregularidad permitirá la salida inmediata del medio de transporte en el que se presenten las mercancías ante la aduana.
  • Las autoridades aduaneras, en ejercicio de sus facultades, podrán emplear los sistemas, equipos tecnológicos, cualquier otro medio o servicio con que se cuente y que facilite el reconocimiento, la inspección o la verificación de las mercancías; a estos se les denomina medios no intrusivos para la revisión de las mercancías y consisten en rayos x, rayos gamma y binomios caninos.
  • Cuando la autoridad aduanera detecte alguna irregularidad en la mercancía o en la información asentada en el pedimento se levantará un acta circunstanciada de hechos donde se describa tal situación y se indique el fundamento legal que se aplica al caso en particular.

Estos procedimientos aduaneros, de manera general pueden tener 2 vertientes: una irregularidad grave en la cual se embarga precautoriamente la mercancía, es decir queda bajo resguardo de la autoridad aduanera hasta en tanto el importador solventa la irregularidad detectada y las irregularidades simples en las que únicamente se hace acreedor a una multa pero puede retirar la mercancía de la aduana.

Ejemplos de una irregularidad grave: no cumplir con una regulación y restricción no arancelaria, mercancía de no declarada, que el domicilio o nombre del proveedor en el extranjero sea falso o inexistente, valor declarado inferior en un 50% al valor de transacción de mercancías idénticas.

Ejemplos de una irregularidad simple: declarar con error el dato de la fecha de entrada al país de la mercancía, alguna clave de identificador, la clavel del país de origen.

Retiro de la mercancía
Una vez que la mercancía ha cumplido con las formalidades del despacho aduanero, con o sin reconocimiento aduanero, se podrá retirar la mercancía de la aduana. Para tal efecto en la mayoría de los casos el importador coordina con el Agente Aduanal la contratación del transporte que llevará la mercancía a su destino final, o puede realizarse el traspaleo de la mercancía a otro medio de transporte fuera de la aduana.

Además en algunos casos, dependiendo de la ubicación, horario y tipo de mercancía es recomendable la contratación del servicio de custodia para realizar la entrega con mayor seguridad.

Finalmente, es importante mencionar que, conforme a las facultades de comprobación que tiene la autoridad aduanera es factible que, una vez que la mercancía se encuentre fuera de la aduana le sea practicada una orden de verificación en transporte y la mercancía tenga que regresar a la aduana para someterse a una revisión.



 
 






 
CONTÁCTANOS, ESTAMOS PARA SERVIRTE
EMPRESAS DEL GRUPO